Antes de suscribirte a una API puedes probar su funcionamiento con la documentación swagger. En el perfil de cada API pincha sobre el método y podrás introducir diversos parámetros para comprobar qué devulve la API.

Por otro lado, una vez suscrito a una API, puedes probarla también usando tu clave de la siguiente manera. Como una API es un puerta que te permite llamar a un programa desde otro programa, para probar el funcionamiento de una API puedes hacerlo directamente desde tu programa o bien a través de una herramienta que simule ser un programa y que permita hacer llamadas a la API. Esta herramienta es una aplicación REST client. Puedes descargarte una como extensión de Chrome o de Firefox muy fácilmente. Una vez tengas la aplicación descargada, sólo tienes ir a Apicultur y copiar la URL que aparece en la descripción de la API a la que te hayas suscrito y pegarla en el campo URL de la consola REST client. A continuación, en la URL añades los parámetros que quieras introducir siguiendo las instrucciones que te indique la documentación de tu API. En el campo Headers debes introducir el encabezado Authorization y en el campo siguiente Bearer seguido de la clave correspondiente a la aplicación que generaste cuando te suscribiste a la API (llamado Access Token). Debes seleccionar el método GET, y, si tu suscripción es correcta, obtendrás el XML correspondiente con la salida de la API. ¡Ojo! Si pruebas reiteradamente la API, es posible que no obtengas resultados si sobrepasas el límite de consultas por minuto. Espera un momento, y vuelve a intentarlo un poco más tarde. La suscripción Oro es la que más consultas permite por minuto.

Share →